Pico de gallo

Con grito de ¡Bomba! A más de cuatro le temblaron las piernas, los calambres surgieron y hasta practicaron el tradicional grito de ¡Soy inocente!

Digo, el asunto no era para menos, dado que en este anuncio se especularon infinidad de escenarios, desde la presentación de un listado de futuros inquilinos de San Guillermo, hasta el muestreo de evidencias de una infinidad de delitos cometidos.

En pocas palabras, una bomba con la artillería principal apertrechada desde la Ciudad de México con un pelotón de periodistas interesados en atestiguar el lanzamiento de misiles de largo alcance, bueno al menos con alcance internacional o de perdis a El Paso Texas era el objetivo planeado.

Todo mundo, insistimos preparado para una detonación de dicho aparato balístico del tipo Corea del Norte que a final de cuentas resultó un simple cohete pueblerino, de esos que hace mucho ruido, pero muy balines.

De los artilleros destacaron como jefe máximo de la fuerza del nuevo amanecer un Javier Corral cómodo, al de nueva cuenta incidir en el escenario nacional en una línea de confort como en sus tiempos cuando cargaba a cuesta su fuero.

Gustavo Madero con nuevo título nobiliario atestiguo el lanzamiento del misil., acompañado de la niña artillera Stefany Olmos quien ordenó toda la fórmula balística, Maclovio Murillo presunto artífice del coctel explosivo y hasta Alejandra de la Vega Arizpe, eso si, no sabemos en calidad de que o porque le tocó atestiguar el momento o a lo mejor fue tan solo por si se requería alguna traducción al idioma inglés.

Todo mundo listo, la transmisión en vivo por el sistema estatal de noticias gubernamentales, es decir Chanel 28 y cual si fueran los Niños Héroes comenzó la batalla.

De entrada, la bomba C que aseguraba arrasaría desde el DF hasta EL Paso Texas sencillamente se cebó y pese a que se anunciaron 11 órdenes de aprehensión y los consabidos papeles administrativos ante la PGR solicitando todos repatriación, al final de cuentas fue más de lo mismo, pero repetido once veces.

Complejo saber que todas las ordenes de aprehensión tienen la particularidad de ser acumulables, es decir que todas alcanzan entre 4 y 10 años de prisión entre mínimo y máxima.

Es decir que, si atrapan, repatrian y encarcelan a César Duarte al ex gobernador le tocará como mínimo aventarse a la sombra de unos 40 a 120 años.

Pero más allá de esto, las famosas evidencias que destaparían la cloaca, perdón la caja de pandora en lo nacional y nos referimos a las acusaciones contra Emilio Gamboa, Beatriz Paredes las pruebas de la participación e intromisión y la repartida de $ en algunos procesos electorales, los señalamientos contra titulares de la PGR en fin que esos misiles no fueron habilitados o posiblemente se desactivaron por alguna negociación vía la secreta Línea Roja, cuan famoso escenario de una guerra fría.

También se cebaron los misiles que hablaban de ex funcionarios a punto de ser detenidos y presentados, bueno hasta faltaron detenidos de acuerdo a los datos de Corral que señaló doce detenidos y pues las cuentas con los que permanecen hoy encerrados simplemente no cuadran, incluso incluyendo a otros “huéspedes” acusados por otro tipo de delitos como es el caso de Javier Garfio o el recién incluido sobrino de Duarte que resultó que ni parientes eran.

En pocas palabras y a nuestro humilde entender Javier Corral o frenó su bombardeo o de plano le falló la estrategia. Ahora solo falta esperar a que este asunto de la repatriación inicie y no vaya a ser que Duarte en estos momentos se encuentre en algún otro país o lo que será peor, se llame ahora Vittorio Cassiani un inmigrante de origen italiano y venda pizzas en Manhattan, camuflado con un gorrito al estilo Mario Bros y sea un honorable testigo protegido en los estados Unidos porque de ser así ni en la Zona 51 lo van a encontrar.

 

 

Redes Sociales

Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todas las noticias relevantes que suceden en tu ciudad.