El perro de Macron se orina en la chimenea en plena reunión de su gabinete

Nemo, el perro del presidente francés Emmanuel Macron, no entiende de relaciones públicas. La mascota presidencial decidió que era un buen momento y lugar orinar en la chimenea mientras su dueño mantenía una reunión con miembros de su gabinete, que pudieron reprimir la risa.

El incidente fue recogido por las cámaras de televisión, y ocurrió en una lujosa sala del Palacio de los Elíseos. “Me preguntaba qué era ese ruido”, dice el viceministro de ecología, Brune Poirson, que, al estad de espaldas a la chimenea, había estado hablando mientras todos se reían.
Publicidad

Redes Sociales

Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todas las noticias relevantes que suceden en tu ciudad.