En capital de Chihuahua hay más de 50 palenques ilegales

En Chihuahua, sólo en la capital hay más de 50 puntos donde celebran peleas de gallos clandestinas, alertó Rogelio Carrete, miembro de la Sección Nacional de Criadores de Aves de Combate.

De acuerdo con este gremio, la mayoría de estas riñas se dan en los municipios de Ciudad Juárez, Jiménez, Chihuahua y en la región de El Fresno, en casas o granjas sin permiso de la Secretaría de Gobernación.

En 2016, agentes de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal arrestaron a 33 personas y aseguraron dos gallos fallecidos tras una pelea clandestina en la colonia Carlos Castillo Peraza, de Ciudad Juárez.

En marzo de 2015, también en esa frontera, fue clausurado El Camino Palenque, por operar fuera del horario establecido y el consumo de bebidas alcohólicas.

En ese mes varios asistentes al Palenque San Lorenzo fueron aprehendidos por una supuesta riña entre un agente ministerial y hombres que presenciaban una pelea de gallos.

Mientras que en febrero de 2014, policías municipales reventaron un domicilio en Jiménez, donde había drogas y se llevaba a cabo una pelea clandestina, lo que dejó como saldo 22 detenidos.

MILENIO contactó a Humane Society International y a la Asociación Pro Defensa Animal de Ciudad Juárez para conocer sus estadísticas; sin embargo, dijeron no contar con cifras debido a la clandestinidad.

CONTROL Y GANANCIAS

Rogelio Carrete detalló que en la ciudad de Chihuahua existen tres palenques legales en los que se realizan más de 100 peleas de gallos anuales.

Se trata del Rooster Club, Gallística Santa Rita y el Club Gallístico Santa María, este último con una antigüedad de más de 30 años y donde el pasado 3 de febrero seis personas fallecieron y 14 resultaron heridas, entre ellas menores de edad.

De acuerdo con la Sección Nacional de Criadores de Aves de Combate, el palenque está certificado para ofrecer peleas; no obstante, el secretario del Ayuntamiento, César Jáuregui, señaló que el municipio no autorizó el evento.

El funcionario explicó que el gobierno local no está facultado para otorgar permisos para peleas de gallos o carreras de caballos, toda vez que es de competencia federal.

“Era una instalación pequeña, con poca asistencia y donde no se contaba con un permiso. El municipio no autoriza este tipo de eventos por la naturaleza de las apuestas y no hay injerencia por parte de nosotros, salvo cuando soliciten un permiso de desarrollo urbano o de uso de suelo”, señaló.

Por su parte, Carrete, gallero por décadas, dejó hace 10 años su natal Santa María del Oro, Durango, donde era propietario del palenque más importante de la región, El Chalet, debido a la inseguridad y la violencia, por lo que ahora incursiona en Chihuahua.

Destaca que en las peleas clandestinas o corraleras no existe un control respecto a quién asiste y quién participa, ya que los galleros pueden marcharse a cualquier hora; contrario a las peleas legales, donde los propios empresarios ponen sus reglas y los asistentes deben permanecer hasta que termine el evento.

Por lo general, precisa, una pelea de gallos con permiso de Gobernación comienza a las 9 de la mañana, con el pesaje de los jugadores (los gallos), y a partir de las 11 inician los derbys o torneos, que pueden terminar hasta la medianoche con un aproximado de 120 partidos.

La temporada alta de estos eventos ocurre de noviembre a mayo, porque es cuando los gallos están más emplumados; las peleas se organizan sin falta cada sábado y en algunos palenques también los domingos, adonde asiste todo tipo de personas: jornaleros, profesionistas, comerciantes, políticos y familias.

Rogelio Carrete indica que el show es muy apasionante para los aficionados y deja mucha ganancia económica, sobre todo para los empresarios que organizan estos palenques.

Haciendo cuentas, un gallo puede valer de 500 hasta 7 mil pesos, y prepararlo por 21 días cuesta 600 pesos más, mientras que un gallo semental ronda entre los mil 500 y 2 mil dólares. Sin embargo, las ganancias pueden ser jugosas para quienes preparan bien a sus jugadores.

“Gané 50 mil dólares en un derby que se realizó en Ciudad Juárez. También, el pasado 7 de diciembre, hubo otro torneo intercontinental en la capital de Chihuahua, donde participaron los mejores galleros de Estados Unidos, Centro y Sur de América y México; jugué cuatro peleas y perdí una; con esa quede fuera”, cuenta Carrete.

Existen dos tipos de pelea, las que son de pulgada y que duran como máximo 10 minutos (si en ese tiempo ninguno de los gallos muere, es empate), y las de redonda, en las que el combate puede durar hasta 35 minutos.

En México, los galleros son arropados por la Sección Nacional de Criadores de Aves de Combate, con sede en Tultitlán, Estado de México, y encargada de dar formalidad a los eventos que se organizan en el país, conforme a la ley.

Para tramitar un permiso de casteo, en el cual no se permiten apuestas ni venta de bebidas alcohólicas, se pide primero a las secretarías de Gobierno estatal y municipal.

Estas dependencias, explica el gallero, envían la solicitud a la Secretaría de Gobernación y a la Procuraduría General de la República, a fin de que permitan rifas y sorteos. La petición se realiza con 15 días de anticipación y cuesta entre 12 mil y 15 mil pesos.

Ante la matanza del fin de semana, los galleros de Chihuahua exigen a las autoridades mayor vigilancia y que no se les estigmatice. “Somos gente honesta y trabajadora, los verdaderos apasionados no realizamos estas prácticas con fin recaudatorio”, asegura Rogelio.

El comisionado estatal de Seguridad, Óscar Aparicio, ordenó operativos especiales para identificar palenques ilegales, mientras que la diputada local del PAN Nadia Siqueiros presentó una iniciativa para castigar con hasta cinco años de cárcel a quien realice peleas clandestinas con animales.



Milenio
Publicidad

Redes Sociales

Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todas las noticias relevantes que suceden en tu ciudad.