Inflación da marcha atrás en primera quincena de febrero

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una variación de 5.45 por ciento a tasa anual en la primera quincena de febrero, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) este jueves.

Este dato representa una desaceleración en los precios al consumidor respecto a la segunda quincena de enero, cuando la inflación llegó a un nivel de 5.58 por ciento a tasa anual.

Además, esta cifra fue menor a lo esperado por el sondeo de analistas consultados por Bloomberg, que anticipaba una variación de los precios de 5.50 por ciento.

Desde enero de 2017, la inflación ha rebasado el objetivo del Banco de México (3 por ciento +/- 1 punto porcentual).

En el agregado, el componente subyacente del índice -el cual contempla sólo el desempeño de los bienes y servicios de consumo, eliminando la volatilidad de los precios de agropecuarios y las tarifas predeterminadas como las de energéticos y transporte-, llegó a 4.32 por ciento a tasa anual.

La vivienda fue el componente que más moderó su aumento de precios, al incrementarse en 2.57 por ciento a tasa anual, mientras que los gastos en educación (colegiaturas) crecieron 4.80 por ciento anual.

La disminución de precios de mercancías de uso esencial como el jitomate (-21.72 por ciento), el gas LP (-2.85 por ciento) y la cebolla (-15.35 por ciento), ayudaron a que la inflación de la primera quincena de febrero se ubicara por debajo de lo que estimaban diversos analistas económicos.

El componente no subyacente -que comprende los precios de bienes y servicios que son influenciados por factores externos como el clima o los mercados internacionales-, tuvo una variación a tasa anual de 8.77 por ciento.

Los energéticos y las tarifas autorizadas por el Gobierno se incrementaron 0.65 por ciento durante este periodo, siendo la gasolina de bajo octanaje el producto que presentó la mayor variación al alza con un 2.55 por ciento.

En su variación quincenal, la inflación aumentó 0.20 por ciento, mientras que el componente subyacente registró un nivel de 0.30 por ciento y el no subyacente llegó a -0.06 por ciento.

Alberto Ramos, analista económico de Goldman Sachs, considera que si el tipo de cambio permanece alrededor de los 18.50 por dólar y si el mercado acepta de forma positiva el posible aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos previsto para marzo, es probable que el Banco de México mantenga la tasa de interés en 7.50 por ciento hasta la reunión programada para el 12 de abril.

“La reducción de las tasas de interés a finales de 2018 son posibles pero condicionadas a una resolución fluida y amigable con los problemas que enfrenta México, como la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones presidenciales de julio”, señaló Ramos.

El financiero 
Publicidad

Redes Sociales

Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todas las noticias relevantes que suceden en tu ciudad.