Pico de gallo

El gran ganador del primer debate presidencial fue el formato propuesto por el Instituto Nacional Electoral (INE), en el que la participación de tres periodistas –Denise Maerker, Azucena Uresti y Sergio Sarmiento– permitió un intercambio y cuestjustifyFullionamiento más interesante de las propuestas de los candidatos. Le llamaron "el debate crucial", porque su resultado podría influir en el destino de la contienda para elegir al nuevo presidente de México.

Durante la primera hora del encuentro en cada intervención hicieron comentarios críticos, mostraron fotos, carteles o recordaron su experiencia como jefe de gobierno en la capital del país, entre 2000 y 2005.

"Todos están contra mí echándome montón", dijo el candidato, "me traen en la punta de la lengua, quien sabe por qué", añadió mientras mostraba la gráfica de una encuesta que señala su ventaja en el proceso. Pero entonces "El Bronco", respondió: "No es montón, es que dices cada barbaridad y a los que dicen barbaridades hay que cuestionarlos". Así fue el tono de este primer debate, uno de los más esperados en la historia electoral reciente del país.

Una de las propuestas que generó más controversia en redes sociales fue la estrategia de Rodríguez para combatir la inseguridad. "Tenemos que mocharle (cortarle) la mano al que robe, así de simple", propuso. "Eso no es malo, países que han salido de la corrupción así lo han hecho". 

Andrés Manuel López Obrador, favorito en las encuestas de opinión, fue sometido ayer a un fuerte escrutinio de sus rivales en el primer debate de los cinco candidatos a la Presidencia de México, que estuvo centrado en la inseguridad y la corrupción.

"La amnistía no significa impunidad", explicó López Obrador, que dijo que su planteamiento había sido manejado "de manera malintencionada" como si quisiera sacar de prisión a todos los delincuentes. Según explicó, piensa convocar a foros después de ganar las elecciones, a los que invitará al papa Francisco y otras personalidades, para buscar soluciones al tema de la violencia.

Y en las redes, para variar e tomaron ayer con humor el debate electoral que enfrentó a los candidatos presidenciales para las elecciones del próximo 1 de julio. La etiqueta #DebateINE fue tendencia durante toda la noche en Twitter debido a los numerosos mensajes sobre la contienda entre el izquierdista López Obrador, el conservador Anaya, el oficialista Meade y los independientes Zavala y Rodríguez.

Las redes se inundaron de comentarios y montajes fotográficos satíricos para ridiculizar algunos de los detalles que protagonizaron el debate electoral. La propuesta de Rodríguez, conocido como "el Bronco", de "mocharle (cortar) la mano" a los corruptos generó numerosos memes que mostraban políticos sin brazos, entre ellos el presidente Enrique Peña Nieto. Decididos a recortar distancias en la campaña presidencial, los candidatos cuestionaron el pasado político de López Obrador, sus alianzas con políticos cuestionados y propuestas sobre revocación de mandato y la venta del avión presidencial.

El candidato de la alianza encabezada por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) aseguró que de ganar las elecciones se someterá cada dos años a la revocación de su mandato presidencial. Rodríguez, conocido popularmente como "el Bronco", dijo que estaría dispuesto a explorar esta iniciativa aunque la también independiente Margarita Zavala la calificó de artimaña porque lo realmente importante de un político es que cumpla sus promesas.

Según la mayoría de los analistas, no se espera que el debate marque un cambio de tendencia, pero sí que permita a los indecisos conocer mejor las distintas opciones. El ejercicio, que se realizó en el Palacio de Minería de Ciudad de México, sirvió para presentar por primera vez a los cinco aspirantes en un mismo lugar interactuando entre sí.

 

 

Publicidad

Redes Sociales

Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todas las noticias relevantes que suceden en tu ciudad.