Desconectan al bebé británico Alfie Evans en contra de la voluntad de sus padres tras una larga batalla judicial en Reino Unido

Al bebé de 23 meses, que sufre una rara enfermedad que hasta ahora no tiene cura, le fue retirado el apoyo vital por autorización de un tribunal, según informó su padre, Tom Evans.

Una vez le retiraron el soporte, el niño, hospitalizado en Liverpool (noroeste de Inglaterra), continuó respirando por sí solo, aunque le fue suministrado oxígeno en un intento por mantenerlo estable.

"Está ahora con oxígeno. No está cambiando su respiración, pero está oxigenando su cuerpo... Está luchando por sobrevivir", dijo Evans la noche del lunes desde el exterior del sanatorio.

A mediados de febrero, el Tribunal Superior de Justicia británico autorizó al hospital Alder Hey Children a que se le retirara el respirador artificial al que había estado conectado Alfie.

El menor ha estado en ese centro sanitario desde diciembre de 2016 luego de que le fue detectada una enfermedad neurológica degenerativa que los doctores no han podido diagnosticar de forma definitiva.

El hospital ha argumentado que mantener a Alfie conectado a un respirador no es del "mejor interés" para el niño, además de que cualquier tratamiento adicional no solo es "inútil" sino también "cruel e inhumano".

Pero sus padres creen que puede haber más tratamientos y desean que otros médicos lo evalúen.

Algunas personas que apoyan a los padres realizaron una vigilia al exterior del hospital durante la noche del lunes. Horas antes, manifestantes intentaron irrumpir en el sanatorio, pero fueron dispersados por la policía.

El papa Francisco reiteró su apoyo a la familia el lunes a través de un mensaje de Twitter.


Llevarlo a Italia

Una de las esperanzas de los padres era que Alfie fuera llevado al Hospital Bambino Gesu en Roma, el cual está relacionado con el Vaticano, para que sea atendido.

El bufete de abogados Christian Legal Center, que representa a los padres de Alfie, declaró que "en contra de todas las expectativas de los médicos, Alfie ha sobrevivido mucho más de lo que predijeron".

El abogado Paul Diamond solicitó ante el Tribunal Supremo que el hospital ofreciera facilidades para su traslado a Italia, donde tenía médicos que están dispuestos a recibirlo.

Ello después de que el lunes, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia le concedió a Alfie la ciudadanía de ese país con la esperanza de que se le permita una "transferencia inmediata".

Sin embargo, el juez Anthony Hayden rechazó la petición: "Esto representa el capítulo final en el caso de este niño extraordinario".

Durante una audiencia en Manchester, Hayden dijo que lo mejor que podían hacer los padres de Alfie era "explorar" las opciones de sacarlo de la unidad de cuidados intensivos y llevarlo a un pabellón o su hogar.

Describió a Alfie como "luchador, resistente, valiente y guerrero", y agregó: "En las últimas 24 horas ha demostrado ser digno de esas descripciones".

Le pidió al Hospital Alder Hey que "explore las opciones de cuidados paliativos creativa y ambiciosamente, aunque puedan ser una esperanza triste".

Los médicos y los padres necesitan discutir los próximos pasos para Alfie.

Image: Kate James y Tom Evans, los padres de Alfie, perdieron los recursos legales para mantener a su bebé con apoyo vital artificial.  
Publicidad

Redes Sociales

Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todas las noticias relevantes que suceden en tu ciudad.