Repatrían de China a funcionarios de EEUU por misteriosos problemas acústicos

El departamento de Estado de Estados Unidos informó el miércoles haber evacuado a varios de sus funcionarios en China que presentaban misteriosos síntomas, similares a los que afectaron el año pasado a otros empleados en Cuba.

"Un cierto número de personas" que trabajaban en sedes diplomáticas estadounidenses en China han sido repatriados a Estados Unidos con el fin de ser sometidos a exámenes médicos más profundos.

Según la portavoz del departamento de Estado, Heather Nauert, un equipo médico ha sido enviado a Guangzhou, en China, luego de que un empleado fuera afectado el mes pasado de un traumatismo cerebral luego de haber escuchado ruidos "anormales". Este caso reavivó el temor de que un rival de Estados Unidos haya desarrollado un tipo desconocido de aparato acústico o de microondas.

"La seguridad y la protección del personal estadounidense y de sus familias son nuestra prioridad absoluta", señaló Nauert en un comunicado, precisando que los médicos deberán determinar si los síntomas reportados presentan o no similitudes con aquellos reportados precedentemente.

El año pasado, 24 diplomáticos estadounidenses y miembros de sus familias en Cuba fueron víctimas de misteriosos "ataques" que les provocaron heridas similares a la de traumatismos cerebrales.

Esos ataques fueron calificados de "acústicos" aunque su causa no ha sido descubierta, al igual que sus eventuales autores.

Diez diplomáticos canadienses y sus familiares padecieron también de una extraña enfermedad.

Estados Unidos designó desde entonces un grupo de trabajo encargado de develar estas misteriosas enfermedades que afectaron a los diplomáticos de dos países, dijo el martes el secretario de Estado Mike Pompeo.

Luego del caso reportado el mes pasado, la embajada de Estados Unidos en China emitió a fines de mayo un alerta sanitaria. Asimismo, Pompeo destacó las fuertes similitudes con los misteriosos "ataques dirigidos" que habían afectado a los diplomáticos estadounidenses estacionados en La Habana.

En una declaración difundida el martes por el departamento de Estado no se hace ninguna referencia a la posibilidad de un ataque deliberado en China.

A fines de mayo, las autoridades chinas habían asegurado no haber descubierto "ningún indicio" que permitiera explicar el traumatismo cerebral sufrido por el funcionario estadounidense en China.

"En cuanto al último incidente, entiendo que el lado estadounidense no ha tenido ninguna comunicación formal con el lado chino sobre lo ocurrido", dijo la portavoz de la cancillería Hua Chunying.

Según Hua, Pekín supo de estos últimos casos por un reporte de prensa. "Creo que si hay algún problema, Estados Unidos puede comunicarse con China, y China seguirá adoptando una actitud responsable y conducirá una investigación seria", añadió.


Agencia

Publicidad

Redes Sociales

Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todas las noticias relevantes que suceden en tu ciudad.